Seguro que has escuchado la importancia de dedicar tiempo en exclusiva a cada uno de tus hijos, para entre otras cosas, conseguir cierta intimidad emocional con ellos, y consciente de ello, intentas por todos los medios imponerte un rato 100% en exclusiva para cada uno de ellos. Pero qué pasa cuando intentas jugar una partida de Parchís y parece que solo puedes tener en la cabeza la lista de la compra, las coladas que te quedan por hacer, las tareas pendientes del trabajo, etc…

Por qué no somos capaces de estar presentes en cuerpo y mente, por y para ellos, sin tener la necesidad de escaparnos un minutito a hacer algo y «vuelvo enseguida», por qué nos cuesta tanto conectar a veces? Aún sabiendo lo importante que es para ellos, incluso para nosotros, encontrar esa conexión emocional, muchas veces no somos capaces de conseguirla, y es que si nosotros, en nuestra infancia, no pudimos tenerla con nuestros padres, a menos que tomemos consciencia de ello, y lo queramos trabajar, será muy difícil alcanzarla ahora. Posiblemente, notaremos más esa desconexión en la adolescencia, cuando más la necesitemos, pero no estará todo perdido, siempre es posible reconectar!

Estos son algunos de los consejos que tengo para darte, que te ayudarán a conseguir esa conexión emocional:

1 Hablar desde el yo: explicarles qué nos pasa, qué sentimos y qué necesitamos, es bueno que sepan que podemos dar, en la medida que recibimos, y que más allá de trabajarlo para mejorarlo, es un camino que tenemos que recorrer y no depende solo de nuestras ganas

2 Contacto físico: es muy necesario demostrarles nuestro amor también con besos, abrazos, caricias, miradas, necesitan también sentir de esa forma que estamos con ellos y los queremos

3 Hablarles de nuestro pasado: lo que nos pasó, es nuestra verdad y forma parte de nuestro ser, aceptarlo nos hace humanos, y compartirlo nos ayudará a conocernos y comprendernos mejor entre todos.

4 Aceptar a los demás sin prejuicios: no es buen mensaje juzgar a las personas que no piensan como nosotros, porque ellos entenderán que hay que ser de una determinada manera para ser aceptados, llevándoles a ocultar y disfrazar en ellos mismos, actitudes, comportamientos, emociones y sentimientos, que consideren que no son bien vistas en casa

5 Mentiras nunca: si algo nos preocupa, o por el contrario, nos hace felices, es bueno transmitirlo con sinceridad, aprenderán ellos también a ser honestos cuando algo no va bien, y podremos ayudarles si es así

6 Reconocer lo que siento: aprender a reconocer lo que nos pasa, es importante para conectar emocionalmente, y para transmitir a nuestros hijos la importancia de ello, junto con la posibilidad y los beneficios de poder expresarlo

7 Asumir mis limitaciones: solo conociendo, entendiendo y aceptando nuestras limitaciones, podremos trabajar sobre ellas, y alcanzar finalmente ese acercamiento emocional que buscamos

8 Compartir más: hablar de los sueños que cada uno tiene, compartir cuestiones que os generen curiosidad y puedan resolver juntos, compartir algún rato de alguna afición de cada uno, y así aprender el uno del otro

Que sea uno de tus propósitos de este nuevo año, busca la forma de conseguirlo, puedes trabajar en ello, y conseguir esa conexión que tu hijo necesita para ser una persona empática, con mejores habilidades sociales, seguro de sí mismo, y sobre todo…más feliz.

¿Qué te parece, puedes conseguirlo?

si tienes alguna duda, puedes escribirme!

un abrazo!

Mariana.