¿Quién soy?

¡Hola, soy Mariana!

Soy Mariana, Psicóloga, facilitadora de Disciplina Positiva en familias, y con una amplia formación en Psicología Positiva, Educación Emocional, Crianza Consciente, Mindfulness y Coaching, y aquí no pararé, porque aunque he hecho un pequeño stop para poder montar mi propia escuela on line, me apasiona estar en constante formación.

Todo esto en cuanto a algunas de mis titulaciones, pero quisiera contarte en otras palabras quién realmente soy…

Puedo decirte, que a día de hoy, lo que me define como persona es simplemente, ser madre.

Tengo 3 pequeños gracias a los cuales, me esfuerzo cada día por ser mejor persona. Y así comenzó mi curiosidad por este mundo de la disciplina positiva, (que seguramente como muchos de vosotros),de forma errónea, lo asociaba a estar todo el día con una sonrisa en la cara diciendo «sí», «sí claro», «sí sí» en esos momentos en los que solo me salía gritar, amenazar, y castigar.

Además de que cada día me resultaba más violento imponer lo que yo quería, porque yo lo decía, «¡y punto!», cada vez resultaba menos efectivo… así que decidí buscar mi propio «punto y aparte», y adentrarme en esta disciplina por mi propio bienestar y el de mis hij@s.

Y aquí estoy hoy, sintiendo que tengo la enorme suerte de poder vivir de lo que me apasiona, que es ayudar a los demás, y agradeciendo poder valerme para ello, no solo de mi formación, sino también de mi propia experiencia.

Permiso Para Educar

Permiso Para Educar nace de la idea de que todos ante una determinada situación, actuamos según nuestra propia experiencia y subjetividad, y eso nos deja un aprendizaje, a veces ese aprendizaje no es del todo correcto, y eso luego nos afecta. Cuando buscamos orientación, se trata de que nos ayuden, de que nos enseñen a cómo resolver nuestro problema, y de que en cierta forma nos eduquen, o re eduquen para que ese aprendizaje erróneo que adquirimos anteriormente, no pese sobre nuestras emociones y nuestro comportamiento en el presente. Por otra parte, la palabra «permiso» demuestra respeto, cuando yo pido permiso, estoy valorando al otro ser, queda lejos de una invasión que impone y dicta, y le respeto como persona, eso es lo que yo pretendo con la infancia. Quiero ayudar a los padres que tienen dificultades para disfrutar del crecimiento y la crianza de sus hijos. Quiero brindarles todas las herramientas que estén a mi alcance para que esa educación se base en el respeto, y en el amor, pero sobre todo en la empatía. Si somos capaces de entender qué les está pasando a nuestr@s hij@s, cómo entienden, qué sienten, y cómo aprenden, será mucho más fácil ayudarles y poder conseguir una educación que se base en la disciplina positiva reforzando el respeto y el amor en vuestra relación.