No tengo tiempo suficiente para mi hijo

Hace unas semanas atrás me ofrecieron un trabajo maravilloso a tiempo completo, me tentó, me encantó, me lo pensé mucho, pero las dudas sobre la reorganización familiar enseguida me vinieron a la cabeza, además no estaba dispuesta a renunciar al trabajo que ya tengo de forma on line, a escribir artículos para revistas, a dejar algún master por la mitad, a escaparme cada tanto al gimnasio, y a contratar una persona para que nos ayudara con l@s niñ@s.
Nada…no era para mi en este momento. Y por un momento pensé…¿Cómo hacen esos padres que trabajan todo el día? ¿Qué clase de relación tienen con sus hijos esas personas que trabajan 12 horas al día? He visto muchos, y con maravillosas relaciones con sus hij@s. Niñ@s felices, que no manifestaban carencias emocionales de mamá y papá… ¿y cómo lo harán?
Sabes que hay estudios que afirman que las próximas generaciones harán diferentes trabajos a la vez, que ya no estará el típico carpintero de toda la vida, ni la doctora que lleva exclusivamente 50 años en la misma profesión, sino que tendremos diferentes tipos de trabajos al mismo tiempo, y que además estaremos en constante formación?
Y ¿cómo haremos cuando todo esto vaya a más? La verdad…ni idea. No soy de las que prefieren angustiarse pensando en la incertidumbre del futuro. Pero sí quiero dejarte unos consejos, para que si sos una de esas mamás o uno de esos papás, que cree en la importancia de demostrarle a su hij@ l@ importante que es en su vida, aún con muy poco tiempo, ¡puedas conseguirlo!
No te culpes, si ese es tu caso, no pierdas tiempo en buscar culpables, es tu situación y si no podés cambiarla, tenés que buscar y obtener lo mejor de ella, así que manos a la obra!!

Estos son mis consejos:

Abrazos: Los abrazos generan una conexión impresionante. Solo nos llevan unos pocos segundos, y siempre tienes unos pocos segundos para darlos. Que no se te olviden a medida que crecen. Cuando se despierte, antes de salir de casa, cuando vuelvas, antes de dormir. Lo que tardamos en desbloquear el móvil para leer un wsp, es lo que nos lleva de tiempo un abrazo efectivo.

Sorpréndeles cada tanto: Algún día puedes recordarles cuanto les quieres dejándoles una notita escondida en su merienda del cole, debajo de la almohada si se despierta y ya no estás. Cuando puedas salir antes del trabajo, puedes planificar alguna actividad especial. Si son más grandes, puedes enviarles algún mail recordándoles cuanto les quieres, o alguna foto con algún mensaje al wsp.

Involúcrales: Les hace bien y les gusta sentirse útiles. Pídeles ayuda para cocinar, proponles que colaboren con alguna tarea del hogar, o con otra actividad que consideres. Si estás en casa y pueden realizar esa actividad en compañía genial, si no es así, puedes pedirles que la hagan mientras tu no estás. O si surge la oportunidad, que te acompañen alguna vez a hacer algún recado. Es muy importante que se sientan útiles, necesarios e importantes.

Planifiquen: Piensen y planifiquen los momentos, y actividades que sí podrán compartir cuando el tiempo se los permita. Que sepan que lo harán, que tendrán momentos para compartir y estar juntos.
Prioriza: Pon en la balanza si lo que vas a hacer, puede dejarse sin hacer, o realmente es necesario hacerlo. A veces nos distraemos con cuestiones que no son realmente importantes, tomemos consciencia de ello, y prioricemos estar con nuestros hijos, antes de realizar algo que realmente no es del todo necesario.

Tiempo de calidad: Muchas veces se habla de la importancia del tiempo en exclusiva, pero si el caso es que tenemos más de un hij@ y resulta que no nos alcanzan las horas del día para nada, ¿cómo hacemos para pasar tiempo en exclusiva con cada un@ de nuestr@s hij@s, si por ejemplo tenemos 3? Más allá de planificarlo para algún momento de la semana, el tiempo en exclusiva y de calidad puede ser ese ratito de charla antes de dormir, unos pocos minutos compartidos, con nuestros ojos y nuestra atención puesta exclusivamente en ell@s, sin nada más.

Comunicación: Intenta que la comunicación sea algo más que un cuestionario, o dar órdenes. Date el lujo de escucharlos cada tanto, sin opinar, sin juzgar, sin intentar resolverles. Simplemente escucharles atentamente y que lo noten.

Conectar antes de dormir: Justo antes de dormir, tomarnos unos minutos para contarnos cómo nos hemos sentido durante el día. Momentos felices, momentos que no nos gustaron, momentos en los que hubiéramos actuado diferente, y terminar el día con un nuevo abrazo.

La falta de herramientas puede ser una excusa, pero la falta de tiempo no.
Sin culpa, pero con responsabilidad
Me va a encantar que me respondas a este mail, contándome si crees que es posible y necesario conseguir que tus hijos se sientan importantes, aún, cuando estás muy ocupad@.


Educar con disciplina positiva

Educar con amabilidad y firmeza, no solo es posible, sino tremendamente efectivo, y en este taller aprenderás a conseguirlo.

Suscríbete aquí


Primer edición de "Educando Juntos en la Disciplina Positiva"

Estoy preparando la primer edición de «Educando Juntos en la Disciplina Positiva».

Si quieres ser de los primeros en enterarte deja tu mail por aquí.

Suscríbete aquí


No quiero ser ésta mamá...

 

Cuando hablamos de desconexión con nuestros hijos, o con nuestra manera de maternar, hablamos de un proceso doloroso, que por un lado primero implica asumir esa falta de conexión, y que por otro nos obliga a hacer nuestro propio trabajo de introspección.

Cuando sentimos que no estamos consiguiendo un vínculo sano y disfrutable, también sentimos mucha culpa, no surgen sentimientos agradables, no podemos asociarlos a nada positivo, y eso se traduce en un gran dolor, y en consecuencia, en infinidad de obstáculos.

Asumir esa situación, es el primer gran paso del cambio que queremos conseguir, e implicará revisar el modelo de crianza que recibimos nosotros siendo hijos.

Aida, de @aidaroig_educaenpositiu comparte una hermosa reflexión, sobre la dura y maravillosa “tarea de ser madres”, y de lo difícil que es tomar consciencia de que muchas veces no queremos ser la madre que tienen nuestros hijos. Mujeres que tras la maternidad, renacen junto a sus hijos, con nuevas necesidades, nuevas inquietudes y nuevos miedos, a los que se tiene que hacer frente, para poder incorporar, cuestionar, y resolver en nuestra nueva y maravillosa tarea de ser mamás, para poder disfrutar, o alcanzar algo parecido a una maternidad como la que seguramente, alguna vez soñamos antes de ser madres.

 

No quiero ser esta mamá.

“El rol de madre no es el único que tenemos como mujeres, incluso alguien puede pensar que es el más importante, sin embargo, la gran mayoría estará de acuerdo en que es en lo que tenemos más responsabilidad.

Así que si partimos de la base que es el papel en el que tenemos más responsabilidad, ¿por qué no consideramos formarnos previamente o son habituales los talleres para los futuros padres?

Bueno, imagino que es porque pensamos que no es tan difícil y porque pensamos que a nosotros nos educaron, que no hemos salido tan mal, y que nuestros padres no necesitaron ningún apoyo o formación.

Pero luego te conviertes en madre, y a los primeros días, ves como las pocas creencias que tenías sobre la maternidad comienzan a tambalearse, a los primeros meses, tus creencias sobre la pareja empiezan a tambalearse, y en los primeros años, ves cómo tus creencias sobre la madre que querías ser, se tambalean hasta caer.

Y aquí está, has ido con piloto automático hasta entonces, es normal, apenas tuviste tiempo de pensar que lo hiciste entre comida y comida, o entre juegos, extracurriculares, berrinches, discusiones, ropa sucia....

Pero llega un día en que te plantas, respiras, te observas a ti mismo, observas a tus hijos y piensas. No quiero seguir siendo esa madre. Pero lo difícil viene cuando consideras, ¿qué madre quiero ser?

Aquí es donde comienza el cambio, cuando nos centramos en dónde queremos ir y dejamos de mirar de dónde queremos huir. Quiero educar con respeto, quiero estar más conectado con mis hijos, quiero manejar los conflictos con más calma, quiero disfrutar del tiempo con la familia...

Y de repente te encuentras en un mundo lleno de interrogantes, donde tienes que cambiar creencias, reprogramar pensamientos, reposicionar necesidades y aprender que otra educación es posible si sabes cómo.  Y es cuando empiezas a disfrutar del proceso...”

 

Es importante saber, que siempre estamos a tiempo de reconducir nuestro estilo de educación, que siempre estamos a tiempo de volver a conectar con nuestros hijos, y de trabajar para llegar a ser la madre que queremos para ellos. Si no hemos tenido las herramientas a nuestro alcance, trabajándolo con un profesional podemos llegar a ser las madres que siempre quisimos ser, y ver en nuestros hijos la construcción poco a poco del adulto que soñamos que ellos puedan ser algún día.

 

 


Mindfulness en familia - con @fluim_mindfulness

Sabemos que el Mindfulness nos aporta infinidad de beneficios, pero si se trata de practicarlo en familia, los beneficios son aún mayores.
Esta herramienta ayuda a nuestros hijos a mejorar habilidades como la paciencia, la empatía, les ayuda a tener mayor autocontrol, a regular sus emociones, a concentrarse mejor, y ayuda a estimular su creatividad también.
La familia es el núcleo desde donde nuestros hijos adoptarán muchas características, que les acompañarán toda su vida, aprenderán valores, costumbres, y moldearán su personalidad. Si somos capaces de adquirir ésta práctica como un hábito, ellos la incorporarán también como tal, ya que somos el mejor ejemplo que tienen, y seguramente nuestras habilidades emocionales y mentales, serán suyas también
Para conseguir introducirlo en casa, bastará con conseguir un espacio tranquilo y estar dispuesto a introducir la técnica de forma natural, sin la necesidad de forzar la situación y que sea a modo de juego, y muy progresivamente
Desde @fluim_mindfulness & emocions nos dejan estos 5 tips para poder incorporar esta práctica en familia:

-Prepara con la ayuda de tus hijos un espacio acogedor.

- Acordad con ellos el mejor momento del día para llevar a cabo la práctica. Será clave para poder mantener la actividad en el tiempo.

- Elimina todo tipo de expectativas y juicios acerca de cómo debe ser una práctica perfecta. Al principio intenta ser flexible y no exigirles demasiado.

- Empieza realizando prácticas sencillas a modo de juegos de atención y/o de respiración.

- Reserva un pequeño espacio de tiempo al final para reflexionar y comentar acerca de las sensaciones que habéis experimentado.

 

Infinidad de publicaciones científicas actuales, hablan y demuestran los beneficios del mindfulness en nuestra salud, destacando su gran papel en la regulación e inteligencia emocional, en la memoria, en la capacidad de concentración, en la autoconciencia, y a nivel de neurodegeneración y del desarrollo de ciertas patologías asociadas a la vejez. Comenzar a practicarlo desde pequeños en un entorno cómodo y familiar, ayudará a alcanzar y disfrutar de todos sus beneficios.


¿Por qué no conecto con mi hij@? nos explica @decomadreo

Sentir que no conectas con tu hij@, es una cuestión muy difícil de asumir, y en la mayoría de las ocasiones, las consecuencias de no poder solucionarlo, conlleva infinidad de problemas dentro de la relación. La mayoría de las veces atribuimos la culpa al comportamiento de nuestr@ hij@, y pocas veces se nos ocurre pensar que puede estar relacionado con nuestras propias heridas...

Rocío de @decomadreo, nos da su visión experta de esta situación, destacando la importancia de nuestro propio trabajo personal, para tomar consciencia de lo que ocurre y poder remediarlo a tiempo.

"Cada vez hablamos más honestamente sobre la crianza. Es cierto que avanzamos mucho en este sentido y que esa maternidad idealizada que tanto se comparte en redes, es cada vez menos consumida. Estamos sedientas de realidad. Sin embargo, la desconexión con los hijos sigue siendo un tema del que poco se habla. No me refiero tanto a los retos del día a día que tanto nos desconectan de ellos, sino a un sentimiento de distancia, de lejanía, de no entender y no aceptar a alguno de nuestros hijos e hijas tal y como son.

Creo que la razón principal por la que este sentir se comparte poco es porque es tan doloroso, que lo mandamos a la sombra. Pensamos que si no lo verbalizamos, desaparecerá. Pero la realidad es que ninguna emoción se esfuma cuando la negamos. Las emociones hay que sentirlas y expresarlas y son completamente válidas. Y cuando son compartidas con otras mamás, cuando creas esa "tribu" en la que no hay juicios, donde sientes intimidad real y "vomitas" sin filtro aquello que sientes y que te oprime... has dado el primer paso para sanar. Necesitamos sanar en nosotras para poder conectar. Si tienes un pensamiento relativamente frecuente acerca de algun@ de tus hij@s del tipo: "me saca de quicio, no le soporto, me cae mal, es insoportable, es que no puedo con su carácter, me supera"... no te preocupes, no te sientas mal. Es solo que vuestro circuito interno se ha desconectado. Pero tiene solución, se puede reconectar. Ahora bien, es imprescindible reconocerte en esa maternidad, ser consciente de que estás ahí, nombrando en tu interior todas esas frases que se clavan como puñales. Nuestros hijos e hijas siempre nos enseñarán algo, nos harán crecer y mejorar como personas y como mamás. Escucha con atención sus gestos, su comportamiento, su mirada... Ellos son los que te avisarán de que hay algo que arreglar".

Tal y como nos explica Rocío, además de la importancia de reconocernos a nosotr@s mism@s dentro de esa situación y esa emoción, es necesario romper el eslabón de una larga cadena de patrones que no dejarán de repetirse. Si somos capaces de cuestionarnos lo que sentimos, y junto a ello, damos el paso de intentar solucionarlo, estableceremos un vínculo sano con nuestr@s hij@s, que luego ellos reflejarán en la relación que tengan con sus propi@s hij@s. De lo contrario, posiblemente les conduciremos a una vida adulta con sentimientos de ansiedad, tristeza y soledad.

Cada día es una nueva oportunidad para poder mejorar, si sientes que esto te pasa, es importante buscar la ayuda de un profesional con quien poder abordarlo, es importante que luches por remediarlo, es justo para tu hij@, a quien quieres ver feliz y con una vida sana y plena, y es justo para ti, para poder disfrutar de ello también.


Conseguir Conexión Emocional

Seguro que has escuchado la importancia de dedicar tiempo en exclusiva a cada uno de tus hijos, para entre otras cosas, conseguir cierta intimidad emocional con ellos, y consciente de ello, intentas por todos los medios imponerte un rato 100% en exclusiva para cada uno de ellos. Pero qué pasa cuando intentas jugar una partida de Parchís y parece que solo puedes tener en la cabeza la lista de la compra, las coladas que te quedan por hacer, las tareas pendientes del trabajo, etc...

Read more


La casa de tres paredes

☀️Hoy diferentes situaciones me hicieron recordar una historia, la de Steve Ryan, que os dejo a continuación y que refleja como tras sufrir una perdida de alguien muy importante en nuestra vida, (en este caso fué la de su hijo) aprendemos a vivir nuevamente, pero con esa ausencia eternamente…

👉La historia es larga, pero pienso que puede ayudar a muchas personas que hayan sufrido una perdida muy grande en su vida ❤

“Estoy construyendo una casa con tres paredes. No es un buen diseño. Con una pared expuesta a las inclemencias del tiempo, nunca podrá dar un buen cobijo para los fríos vientos de la vida. Sería mucho mejor que tuviera cuatro paredes, pero uno de los lados no tiene cimientos, por lo que sólo puedo levantar tres paredes.

La estoy construyendo en los escombros de la casa que tenía antes. Era un lugar sólido y acogedor, y era donde más me gustaba estar en éste mundo. Tenía cuatro buenas paredes y yo pensaba que podría soportar la tormenta más violenta. Pero no fue así. Una tormenta que va más allá de mi capacidad de comprensión echó la casa abajo dejó sus fragmentos a mi alrededor en el suelo.

Durante un tiempo he estado paseando entre los restos de mi vida, buscando pequeños recuerdos de lo magnífico que era este lugar. Pero estas ruinas no hacen justicia a la casa que antes tuve. La graba de un río no puede reflejar la grandeza de la montaña donde está la roca de la que se desprendió. Estas piezas hechas pedazos, no pueden decir nada de la calidez que éste lugar tenía antes para mí.

Y sin embargo, sólo el hecho de pensar en reconstruirla parece un sacrilegio. ¿Hay alguna ley que diga que esta tierra tiene que quedar yerma?. No hay ninguna estructura que pueda aproximarse a la belleza de la que había antes. Desde que esa tormenta echó mi casa abajo, he dejado las vigas y las piedras rotas encima de mí, como un santuario de la perdida; sin hacer caso de la necesidad de resguardarme de las tormentas más pequeñas que aún puedo encontrarme en el camino.

Pero parece que ese camino está plagado de santuarios y los monumentos me impiden ver el alma con la que quiero estar en contacto. Hacemos construcciones para señalar acontecimientos y olvidamos la vida que dio lugar a esos acontecimientos. Lo mismo sucede con mi propio recuerdo amargo. Conservo los escombros que parecen decirme que su muerte fue el momento que definió su existencia. Si siguen en ruina no podré olvidar que ha muerto. Pero… ¿no debería recordar cómo vivió?. Qué duro es recordar la belleza que tuvo su vida desde esta tristeza. Este montón destrozado puede reflejar cómo ha quedado mi corazón, pero no hace justicia a la memoria de Él.

Y por eso tengo que volver a construir. No como muchos curiosos dirían porque vuelva a necesitar cobijo. La tormenta ahora viaja conmigo y no puedo cobijarme de esta tempestad con puertas o paredes.

¿Quién puede enseñarme a construir aquí? No hay arquitectos, ni expertos que sepan diseñar casas de tres paredes. Pero entonces, ¿porqué hay tantas personas que quieren darme consejos?, “sigue adelante”, me dicen, convencidos de que otra cosa puede remplazar a la que he perdido. ¿Acaso no saben lo atado que estamos a las cosas que construimos?, No hay ningún alma que acepte a gusto un cambio de residencia y, si “siguiera adelante”, habría una parte de mí que se quedaría atrás.

Cada vez tengo más cuidado con éstas indicaciones equivocadas. Me dicen que el tiempo lo cura todo, como si estos escombros fueran a volver a unirse sólo porque yo les diera todo mi tiempo. Algunas se paran a mirar y me dicen que tengo que levantar otra pared. Como si pudiera elegir.

Sé que mis vecinos desean más que nadie, volver a verme instalado en una casa segura. Pero, en realidad, también les preocupa el aire de abandono que estas ruinas dan a la calle. Les gustaría que edificara otra casa sólo para no tener que ver éste recordatorio de lo cruel que puede ser la naturaleza. Con cada nueva hilera de ladrillos, un suspiro de alivio. Presionado para disfrutar las evidencias externas de mis problemas pongo revestimientos e instalo contraventanas antes de colocar los marcos en su sitio. ¿Construir de fuera a dentro es la forma más sensata de construir una casa?

Entre aquellos que desean volver a ver mi casa en pie también hay verdaderos héroes, personas que no se intimidan ante los escombros. No es nada agradable para ellos porque se llenan de polvo y no pueden quitárselo hasta que se marchan a sus casas. Entienden que la cuarta pared ha desaparecido para siempre y no pretenden que sea de otro modo. Están dispuestos a recordar conmigo lo perfecta que era mi casa. Y me ayudan a levantar piedras cuando intento volver a ponerlas en su lugar. Pero sobre todo, se dan cuenta de lo difícil que es esta tarea y no dicen nada del tiempo que debería tardar en terminarla.

Cuando contemplo el trabajo que me queda por hacer, me cuesta encontrar la voluntad que necesito para sacar adelante el proyecto. Trabajé muy duro para construir mi primera casa y sin embargo sé que esta será mucho más difícil de levantar. Mis materiales son los que ahora están rotos a mis pies. De algún modo tengo que volver a encajar estas piezas. Y hay una pregunta que me va martillando para que abandone: “de todos modos, ¿acaso las tres paredes sirven para algo?”.

La única respuesta que puedo encontrar es que son más útiles que un montón de rocas y cenizas. Sé que, incluso cuando acabe de construir este lugar, será imperfecto. Dentro de algún tiempo, la casa estará en pie, entre las de mis vecinos, y no tendrá aspecto de algo descuidado y destrozado. Y, cuando haga buen tiempo, miraré la pared que le faltará, viendo más la belleza que tuvo que la amargura por lo que perdí. Pero, cuando las nubes descarguen, la pared que falta me dejará expuesto a la lluvia. Los suelos y las paredes temblarán y chirriarán con el viento. Al final, lo mejor que toda mi voluntad y esfuerzo podrán conseguir, sólo pondrán de manifiesto lo importante que era esa pared para que mi casa estuviera completa.

Pero, si esto puede tener sentido para otras personas, ya es suficiente motivo para construirla. Debo recuperar mi vida porque sólo entonces podré volver a percibir la belleza de lo que podría haber tenido. Tengo que construir esa casa imperfecta de tres paredes, porque me permitirá ver lo fantástica que era la original cuando estaba en pié. Y así, disfrutar que, su vida fue un testimonio brillante de valor y personalidad. Y si quiero honrar su memoria, debo vivir siguiendo su ejemplo


¿Cómo preparar a mi hij@ antes de hacerse una PCR?

☀️ Hace unas semanas en casa tuvímos que hacer una PCR (la prueba de Reacción en Cadena de la Polimerasa). Sin mayor dificultad, la afrontamos y esperamos al resultado, que afortunadamente fué negativo.
❗Pero seguramente esta situación que se está volviendo habitual hoy en día, genere diferentes emociones en nosotr@s y en nuestr@s hij@s.
👉 Te cuento cómo lo hicimos en casa!😊
☀️ Le conté absolutamente toda la verdad, «es una prueba que te harán en el cole, un poco molesta, pero generalmente no duele tanto como pensamos»
☀️ Le expliqué por qué había que hacerla, cuál era el objetivo, «tenemos que saber si estás contagiada o no, para cuidarte y cuidar a los demás»
☀️ Intenté visualizar con ella la escena, «llegarás, y estarán todos vestidos como astronautas, así como los vemos por la tele! seguramente no se acerquen mucho, es lo que hay que hacer… Luego te pedirán que te sientes y te harán el hisopado»
☀️ «Mamá estará cerca de tí en todo momento «
☀️ Le conté lo que íbamos a hacer a continuación, «volveremos a casa a merendar y a mirar la peli que habíamos acordado»
☀️ Me inventé un juego involucrando al resto de la familia «vamos a vestirnos de médicos y hacemos la prueba a papá y los herman@s??!!» Y nos divertimos entorno a algo que le generaba cierta ansiedad.
❗(Cuidado que no se les ocurra meterse el hisopo o algún objeto por la nariz, nosotros lo hacíamos por fuera de la nariz y con el dedo)
☀️ Decir la verdad, y anticipar son claves para que vayan más tranquilos y confíen en la situación y en lo que les contamos 😊
👉 Utilizaron alguna estrategia más que puedas compartir? L@s leo! 😉


Canciones de cuna que cantamos a nuestr@s bebes para dormirl@s

☀️ Hoy estuve leyendo resultados de estudios científicos sobre las canciones de cuna que cantamos a nuestr@s bebes para dormirl@s 😍

Les cuento!

👉 Los seres humanos podemos distinguir entre una canción de cuna, y otra para bailar, aunque no podamos entenderlas y estén cantadas en el idioma que sea.
👉 Casi todas las canciones de cuna rondan los 91 pulsaciones por minuto, están escritas en un ritmo de 4×4 y están compuestas en clave Do
👉 Cuando cantamos una canción durante el embarazo, los bebés responden a ella al volver a escucharla fuera de la barriga de la madre
👉 Hasta los 4 años, antes de dormir les relaja más una nana, que un cuento
👉 El 33% de los bebes de 6 meses, distingue entre algunas tonalidades
👉 Las clases de música para niños, antes de que hablen y caminen, aumentan el número de sonrisas en el día, y se dan beneficios a nivel cerebral
👉 Y por qué el post se llama «One» ??!!
Porque descubrieron que la canción One de U2 tiene todas las características de la mejor canción para hacer dormir a tu bebé 😍
Me cuentan si le cantaban a la barriga y qué canción les gusta cantar ahora para que vuestr@s peques se rindan a Morfeo?